DON JESÚS, me siento tan feliz de compartir con él, simplemente nos conocíamos por decirnos hola al crusarnos en la banqueta.
Cuando el aceptó participar en el proyecto y regalonos un par de horas, desde la toma de fotografías hasta la entrevista. Recuerdo que el día de la entrevista nos invitó a pasar a su casa y nos ofreció un café y pasamos un rato tan ameno que hasta nos regalo una canción la cual nos interpretó, la canción fue la de caballo Prieto azabache.